La Real Sociedad Económica Sevillana de Amigos del País, cuya aprobación regia fue el 16 de diciembre de 1777, y que en principio se denominó «Real Sociedad Patriótica de la Ciudad y Reino de Sevilla», en sus Estatutos originales, en el título 10, «De la Empresa y sello de la Sociedad», recoge lo referente al emblema: «Usará la Sociedad por empresa en el sello, a la frente de sus obras y demás partes que convenga de la antigua, que dio a Sevilla el Sr. Rey Don Alonso el Sabio de la madexa anudada por el medio y las letras NO-DO a los lados en significación de la fidelidad con que se mantuvo constante en su servicio durante las turbulencias sobrevenidas en los últimos años de su reynado, a que se agregarán tres hachas encendidas que se cruzen y enlacen en el nudo de la madexa con varios instrumentos esparcidos en la medalla alusivos a las tres comisiones de Agricultura, Artes y Oficios, Industria, Comercio y Navegación, con este lemma (sic) «Da Luces, Siempre Fiel».       Dando a entender que la Sociedad se propone por objeto de sus tareas y aplicación el infundir a los pueblos de su provincia con la fidelidad que les es nativa, y que han conservado … la ilustración por medio de las tres comisiones en que deben exercitarse sus individuos en los ramos y asuntos pertenecientes a ellas, que es lo que indican las tres hachas encendidas y los instrumentos que acompañan y completan el adorno de la empresa. Los primeros Estatutos fueron redactados en febrero de 1777 y se conservan en el Archivo histórico de tan Ilustre Sociedad. Esta prolija explicación tuvo su realización en un emblema «mayor» que revestía la forma de grabado rectangular, en este caso vertical, cuya mitad superior presenta un lazo que une tres antorchas encendidas (representa las tres Comisiones constituidas); la leyenda «NO-DO» del escudo sevillano, con su madeja heráldica; encima del lazo, el lema «Da Luces, Siempre Fiel»; de este núcleo emergen rayos de luz en todas las direcciones. En la mitad inferior un friso con greca y posados en él, los siguientes objetos: arado, retel, red, rastrillo, racimo de uvas, mesa de hilar, devanadera, fardo. El grabado original tiene una buena calidad artística, fue realizado por Carmona según diseño de Montehermoso.

A lo largo del siglo XIX (1846) el emblema original se simplifica y se convierte en un circulo que solo conserva las tres antorchas encendidas y el signo y la leyenda del «NO-DO». El círculo lleva un segmento en la parte inferior con el lema «Da Luces, Siempre Fiel» y en el resto de la circunferencia»La Rl. Sociedad Económica de Sevilla».

 Posteriormente, aparece un membrete con el mismo diseño, pero el lema «Da Luces…» y pasa del segmento base a rodear en semicírculo la parte inferior del emblema; el conjunto, de forma oval y posición vertical está rodeado de lambrequines que en su parte baja sostiene dos ramos y en la superior una corona de laurel.

Ya en el siglo XX (1925- 1933) se documenta un sello que recuerda al primitivo: es circular y encima del segmento inferior con el lema, reposan objetos casi coincidentes con aquellos: arado, torno de hilar, libro abierto, sarmiento de vid, otro objeto no identificado, y sobre las antorchas, un ave con las alas desplegadas que ha venido a sustituir a la antorcha central de emblemas anteriores. La leyenda continúa como «La Real Sociedad Económica de Sevilla».

Durante la segunda mitad del siglo XX, y principios del siglo XXI, la Sociedad estuvo usando el membrete de forma oval con las espigas y la corona de laurel.A mediados del 2014, la vigente Junta Directiva,  ha querido actualizar el mebrete a los nuevos tiempos. La Real Sociedad Económica Sevillana de Amigos del País, en su nueva etapa, después de 240 años, quiere resaltar su origen Real con el símbolo de la corona en vez del laurel en la parte superior, manteniene las tres antorchas que fundamentan las tres Comisiones originales «Agricultura, Artes y Oficios, Industria, Comercio y Navegación»  y   centra su lema «Da Luces, Siempre Fiel» como compromiso de sus socios con el Desarrollo y Progreso de la Sociedad. Se mantiene la madeja, que ha simbolizado su lealtad a Sevilla durante tantos años, pero se elimina el tradicional «No-Do» para ratificar la independencia de la Sociedad, y evitar que se le asocie como organismo público dependiente de la Administración Local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba